La Orden de Alcantara

Andando por España www.nuevoportal.com

Si quieres ver la Bibliografía Extremeña, pincha aquí

Nota aclaratoria:

He recibido un atento correo de Alberto Pereiro Rivas, que dice textualmente:

Me gustaría que pudieras cambiar la errata en la orden de Alcantara, pues el nombre san Julian de "Perero", es correctamente escrito san Julian de "Pereiro".

Segun mis pesquisas sobre el origen del apellido del caballero Pereiro, este procede de una familia gremial dedicada a la fabricación de arcos y ballestas. pues la madera del arbol Pereiro, es recomendada para tal fin, por ser uno de entre tantas especies de arboles frutales usadas para la fabricación de este tipo de armas. Deduciendo que los que fabrican estas armas, (arcos y ballestas),usan y trabajan con ellas, es de suponer que Pereiro llegase a caballero a traves de dichas armas.

 

Bibliografía Especifica

   Órdenes Militares

    Las Órdenes Militares nacen en el siglo XII como instituciones religiosas respaldadas por bulas Pontificias. Las Órdenes de Calatrava, Alcántara y Montesa, de vinculación cisterciense, siguen la regla de San Benito, y la Orden de Santiago, la regla de San Agustín. Sus fines fundamentales eran la Alabanza a Dios y el servicio activo en el combate de la fe ante los males de la época en que se vive. Para cumplir esta función, en sus inicios emplearon las armas de la guerra. Actualmente sus armas son el Espíritu y los dones recibidos de Dios.

    En Madrid, la sede de las Órdenes Militares se encuentra en el Monasterio de las Comendadoras de Santiago, en la Plaza de las Comendadoras, donde celebran sus actos religiosos.

   Orden de Alcántara.

    Fue creada para defender los intereses del Reino de León en su frontera meridional en peligro debido al fortalecimiento de los musulmanes con los almorávides. Aunque tuvo sus orígenes fuera de los límites de la región actual, estuvo ligada directamente a Extremadura.

    Cuentan que sobre el año 1156, Caballeros de Salamanca a las órdenes de Don Suero Fernández Barrientos, a la sazón en lucha con los musulmanes de Extremadura, recorrían la Ribera del Duero, entonces frontera del reino leones con los musulmanes de Extremadura, con el objeto de levantar una fortaleza en un lugar idóneo. Estando en estos menesteres fueron a dar con un viejo ermitaño, de nombre Amando, que había sido soldado en la Cruzada, que en Tierra Santa había llevado a cabo bajo las ordenes del conde Enrique de Borgoña.

    El ermitaño había levantado una sencilla ermita en aquellos parajes y cuando los caballeros le narraron sus proyectos, el monje Amando convenció a los Caballeros de Salamanca para que alzaran una fortaleza al estilo de las del Temple, junto a la Ermita que él había construido, lugar situado en la ribera del río Coa, en el reino de Portugal, en las proximidades de Ciudad Rodrigo.

   La fama de aquellos caballeros a cuya cabeza figuraba don Suero Fernández Barrientos se extendió por aquellas tierras y fueron muchos los que vinieron a aumentar el número de los guerreros que constituían la guarnición de la nueva fortaleza. Por consejo del ermitaño Amando, decidieron constituirse en Orden Militar al estilo de las del Hospital y el Temple.

    Un monje del Cister don Ordoño, obispo de Salamanca, les aconsejó que tomaran su regla. Era el Cister una reforma de la Orden de San Benito, hecha a fines del siglo anterior en Borgoña por San Roberto. El obispo don Ordoño hizo venir a algunos monjes para que instruyeran a los caballeros en la Regla. Quedó fundada así la Orden cuyo instituto era la defensa de la fe cristiana, distinguiéndose por entonces con el nombre de Orden de San Julián de Perero, quizás porque este santo era el titular de la ermita de Amando. La aprobación de la creación de la Orden por don Ordoño, fue confirmada por el Papa Alejandro III en el año 1117.

El rey D. Alonso, tomo en el año 1176 bajo su protección con todos sus bienes. Fue declarada nullius diócesis por el Papa Lucio III en el año 1183, poniéndola bajo la custodia directa de la Santa Sede, obligándose la Orden a la defensa de la fe y a la guerra perpetua contra los moros. Los miembros de la Orden se sometían a los tres votos de obediencia, pobreza y castidad perpetua. Sólo tres días de la semana comían carne y otros tres ayunaban desde la Cruz de septiembre hasta Resurrección. Dormían vestidos, guardaban silencio en la iglesia y refectorio.

    Su hábito fue inicialmente el de los monjes del Cister, que por mayor comodidad para las acciones bélicas lo cambiaron y añadieron el escapulario. En 1410 el Papa Benedicto XIII cambió su blasón, anteriormente un blasón de sinople, por una cruz flordelisada y esmaltada de sinople.  Vestían túnica de lana blanca muy larga, escapulario con una pequeña capilla, y sobre él, cuando salían del convento, una capa o tabardo de color negro, que sustituían por un manto blanco en las ceremonias, adoptando como blasón un peral silvestre con las raíces descubiertas y sin hojas sobre campo de oro. Ningún caballero podía recibir los sacramentos sin el manto blanco, que también lo usaban como sudario. El cabello lo llevaban cortado por encima de la oreja y la barba redonda. Cuando por tregua u otra razón, no se empleaban en los menesteres guerreros, permanecían recluidos en el convento, observando como clérigos la Regla.

    La orden de Alcántara fue adquiriendo un gran poder económico debido a la gran concesión de tierras y privilegios que recibieron para su propia defensa, desempeñando un papel importante en los acontecimientos bélicos castellanos de los últimos siglos medievales, en unos casos apoyando al monarca y en otros tomando partido por bandos nobiliarios contrarios al rey.

    Muerto en combate el fundador de la orden, don Suero Fernández Barrientos, le sucedió en el gobierno de la misma, don Gómez Fernández, su compañero de fundación y, según la opinión de algunos, su hermano, con el título de prior. Don Gómez deseaba extender su Orden a Castilla y sabedor de que don Alfonso VIII, preparaba una irrupción en la Extremadura musulmana, le ofreció sus servicios que fueron aceptados. El Maestre y sus caballeros participaron en la contienda y una de las primeras plazas que reconquistaron fue la de Trujillo.

   Vasallo don Gómez del Rey de Castilla asistió a las Cortes de Carrión. Se ignora si don Gómez y sus freires asistieron a la batalla de Alarcos. Perdida aquella batalla por los cristianos, los moros llegaron hasta Toledo, asediándola. En Trujillo resistieron los Caballeros de la Orden que la guardaban, pero su inferioridad numérica les obligó a rendirse. La muerte del primer Maestre don Gómez Fernández debió producirse en el año 1.200, pues en él se eligió su sucesor.

    Gobernando el rey Fernando II de León, Ciudad Rodrigo, tras ser reconquistada del poder de los moros, estaba siendo repoblada por cristianos, pero estos molestaban con sus incursiones a sus vecinos del reino de Portugal, separado ya de la Corona Leonesa.

    Su rey Alfonso Enríquez envió una expedición de castigo que arrasara Ciudad Rodrigo, confiando el mando de la misma a su hijo y heredero, el príncipe don Sancho. Invadiendo la fuerza portuguesa, las tierras de León talando y devastando todo a su paso, el Prior de la Orden de Alcántara se apresuró a acudir con sus freires y vasallos, dispuesto a defender lo que consideraba su territorio.

    Incorporados los miembros de la Orden al ejército del rey Fernando que acudía a enfrentarse a los portugueses, se trabó la batalla en los campos de Argañán, siendo los invasores derrotados y quedando muertos o prisioneros los portugueses que no lograron escapar con su príncipe.

    Don Fernando no se contentó con esta victoria, decidió dirigir sus armas contra los moros de la frontera meridional de su reino. Traspasada la frontera y después de tomar unas cuantas villas, cayó sobre la de Alcántara, plaza fuerte que, sin embargo no pudo resistir las arremetidas del monarca cristiano, rindiéndose. Toma en combate las villas de Santibáñez y Milana y cae sobre la de Alcántara, a la que ocupa a su vuelta, y la ciudad de Cáceres que da a guardar a los Caballeros de Santiago.

    Los portugueses, queriendo aprovechar la oportunidad de que Fernando andaba ocupado en otras partes, invadieron de nuevo sus dominios, penetrando en Galicia, tomando Tuy y otros castillos, al mismo tiempo que a marchas forzadas se dirigían hacia Badajoz, con el intento de ocupar esta población, sabedor de ello, el rey Fernando, se encaminó a la capital extremeña y en las calles de Badajoz, fueron derrotados los invasores. El rey portugués en su huída, se golpea contra un madero, fracturándose una pierna fracturada, es apresado por los leoneses.

    En todas estas guerras sirvió don Gómez con sus freires y vasallos, pero el Rey no les donó ninguna plaza conquistada, dado que la Orden no tenía todavía rentas ni fuerzas para defenderlo y lo habría perdido. Pero le confió dominio sobre varias villas contiguas a su territorio, en la ribera del Coa, y algunas heredades.

   De nuevo los almohades, entraron en León y pusieron cerco a Ciudad Rodrigo en cuyo auxilio corrió el rey Fernando, apoyado, también en esta ocasión, por don Gómez y sus freires. Los cristianos, aunque inferiores en número, alcanzaron la victoria y a ello contribuyeron poderosamente los caballeros de don Gómez.

   Agradecido el rey por el auxilio de la Orden de Perero, declaró solemnemente que la tomaba bajo su protección y amparo, mediante un Real Privilegio. Esta última afectaba también a las granjas y ganados de los frailes, hecho que indica que, aparte de la función militar, la comunidad estuvo interesada en la actividad agropecuaria desde sus primeros tiempos.

    El Prior don Gómez, se dirigió al Papa Alejandro III dándole cuenta de la existencia de su orden, que tenia la aprobación de los obispos de Salamanca y Ciudad Rodrigo, solicitando las gracias y prerrogativas que otras ordenes análogas tenían concedidas. El Pontífice Alejandro III otorgó lo solicitado mediante Bula el 29 de de Diciembre de 1.177. En este momento la Orden se se extendía ya por León y Extremadura. El Papa Lucio III, la ratificó mediante  Bula el 4 de abril de 1.183, apareciendo por primera vez en ella el nombre de Maestre dado al Jefe o Prelado Supremo de la Orden.

   En algunos documentos de su primera época esta institución también aparece denominada Orden de Trujillo, recibiendo como tal algunas donaciones en territorio castellano.

    La Orden de Alcantara tuvo un papel importante en la conquista y poblamiento del territorio extremeño. Los caballeros de Alcántara intervinieron en la ocupación de Cáceres, Mérida, Badajoz, Medellín y Trujillo. En recompensa, los reyes les concedieron tierras y casas en diversos lugares, y aldeas, villas y fortalezas, especialmente en el partido de la Serena: Benquerencia, Zalamea, Villanueva de la Serena y Magacela

    La villa de Alcántara había sido conquistada en 1213 y entregada por Alfonso IX a la Orden de Calatrava para que se encargase de su defensa. Interesaba mantenerla en poder de los cristianos porque era un enclave defensivo importante que protegía una de las vías utilizadas por los musulmanes penetrar en tierras del reino de León. Pero la fortaleza se encontraba demasiado alejada de Calatrava, lugar donde estaba el convento mayor de esta Orden. En caso de producirse una ofensiva musulmana los refuerzos de tropas no podían llegar con la rapidez deseable. Además, los caballeros de Calatrava también tenían a su cargo la defensa de enclaves fronterizos en el reino de Castilla. Esta circunstancia y el hecho de que tanto esta Orden como la de San Julián pertenecieran al Cister, explican la cesión de Alcántara, en 1218, a los caballeros de San Julián. A partir de este momento añadieron a su nombre el de Alcántara, que con el tiempo al perder el nombre de Perero, se quedó con el de Orden de Alcántara.

    El acuerdo de la donación incluía también la conversión de la Orden San Julián en filial de la de Calatrava. Conservaba la independencia en la elección de su maestre, que podía ser escogido independientemente entre caballeros de los dos hábitos y aquél participaba en la elección del maestre de Calatrava. Pero quedaba sometida a la regla de esta última Orden y era supervisada por ella.

    En 1259, Alfonso X le donó Eljas, aldea perteneciente a la jurisdicción de Coria, aunque hasta 1303 no pasó a poder de la orden. Se benefició de la disolución de la Orden del Temple obteniendo Trevejo en 1312

    Esta sujeción duró de hecho poco tiempo, ya que la Orden de Alcántara defendió su independencia, pero no llego a olvidar por completo la relación que había existido inicialmente entre ambas. En 1318, los caballeros de Alcántara recurrieron al maestre de Calatrava para que resolviera las diferencias que tenían con su maestre, el comendador mayor y el clavero; durante el sitio de Algeciras (1343) falleció el maestre don Nuño Chamizo y Alfonso XI ordenó a los caballeros de Alcántara que continuaran el cerco bajo el mando del de Calatrava, hasta que fuera elegido el de su Orden; y hubo también caballeros del hábito de Calatrava que ocuparon el maestrazgo alcantarino: don Martín López de Córdoba (1364) y don Fernando Rodríguez de Villalobos (1394), que era clavero de Calatrava cuando fue electo de Alcántara.

    La villa de Alcántara y sus alrededores alcanzó gran prosperidad bajo el gobierno de los Maestres. Tenían fábricas de paños, de sayales, de jergas y de lienzos. El comercio se hacía por Lisboa sirviéndose de grandes barcas y veleras, exportando curtidos, calzado, lienzos, granos, ganados, vinos, etc.

    Durante la Reconquista, participaron en numerosas contiendas en las fronteras de los reinos cristianos con al-Andalus. Su victoria más famosa fue conseguida en la batalla de la Higueruela. Cuando había paz o tregua, los caballeros permanecían dentro del convento. Adquiriendo cada vez mayor pujanza, no es de extrañar que no pasara mucho tiempo sin que estallaran las querellas entre Alcántara y el Temple, llegando inclusive al choque armado entre ambas Ordenes.

   Con el Concejo de Realengo de Badajoz mantuvo un largo pleito sobre los límites de sus respectivos términos. Ambos solucionaron las diferencias mediante un pacto (1264) por el que Badajoz renunciaba a las Sierras de San Mamede y San Pedro y a las fortalezas de Mayorga y Piedrabuena, conservando bajo su jurisdicción sólo Azagala. En el término de Cáceres se apropió de Araya en 1436, según atestigua un documento de ese año incluye el lugar en la jurisdicción de la Orden y señala que su incorporación era reciente.

    El patrimonio de la Orden, se encontraba principalmente en el partido de Alcántara, y en La Serena, convirtiéndose en una de las potencias económicas de Extremadura en aquella época. Debido a su poder económico y militar, la Orden desempeñó un papel importante en los acontecimientos bélicos castellanos de los últimos siglos medievales, en unos casos apoyando al monarca y en otros tomando partido por bandos nobiliarios contrarios al rey.

   Los caballeros de Alcántara defendieron a Fernando IV (1295-1312) frente a los infantes de la Cerda, quienes, ayudados por el rey don Dionís de Portugal, querían obtener la Corona de Castilla. Durante la guerra los portugueses ocuparon diversos lugares de la ribera del Coa, entre ellos la fortaleza de San Julián de Pereiro, sede originaria de la Orden. Y la plaza no volvió a ser recuperada porque la reina doña María de Molina, cuando firmó el Tratado de Alcañices (1297), renunció a las tierras conquistadas por don Dionis.

    En las luchas civiles los caballeros de la Orden no siguieron siempre el partido tomado por su maestre. Tras el asesinato de Pedro I (1369), el Maestre y parte de los frailes defendieron los derechos al trono del infante don Fernando de Portugal, mientras que el Clavero y otros caballeros, se unieron a don Enrique de Trastámara. La división de los miembros de la Orden convirtió sus tierras en campo de batalla hasta la firma del Tratado de Alcoutin (1371) entre Castilla y Portugal.

   La guerra por la Corona portuguesa (1381-1385), tuvo importantes repercusiones en las posesiones fronterizas de la Orden. Durante el reinado de Juan II en las luchas protagonizadas por los infantes de Aragón, participó el maestre don Juan de Sotomayor a favor del infante don Enrique.

    Los disturbios que se produjeron en el reino de Castilla en tiempos de Enrique IV (1454-1474) repercutieron vivamente en la Orden, y se plasman en el conflicto que enfrentó al maestre don Gómez de Solís, partidario del infante don Alfonso, con el clavero don Alonso de Monroy, leal al monarca. Éste se hizo elegir maestre en 1472 y, tras la muerte de don Gómez (1473), le disputó el cargo don Juan de Zúñiga. La lucha entre ambos por el maestrazgo forma parte de la guerra civil castellana, en la que se enfrentaron los partidarios de Isabel la Católica con los de la Beltraneja, y terminaron con el reconocimiento de don Juan de Zúñiga como maestre en 1480.

    La Orden no sólo combatió a los invasores, sino que también se mezcló en la política de la época. El Maestre don Gonzalo-Martínez de Oviedo, decimocuarto Maestre, mezclado en las intrigas de Castilla, temeroso de la ira del Rey, se refugió en el castillo de Valencia de Alcántara, con la esperanza de obtener la ayuda del rey de Portugal. Este no llegó y las tropas del Rey escalaron durante la noche las murallas del castillo, cogieron preso al Maestre don Gonzalo, que fue degollado. Continuó la sucesión de Maestres, unos con mejor suerte que otros, hasta llegar al final, un tanto aventurero, de don Martín Yañez de Barbudo. Desastroso fue su final; un ermitaño del Santuario de Nuestra Señora de los Hitos, cerca de Alcántara, llamado Juan de Sayo, que gozaba fama de santidad, le dijo que sabía por revelación divina que habría de tomar Granada sin perder ni un solo hombre.

    El Maestre, concedió crédito al visionario y envió dos escuderos al rey de Granada, mofándose de su religión y retándole a singular combate entre ambos, o entre caballeros que eligiesen, siendo dobles los moros que los cristianos. Los mensajeros fueron presos y maltratados lo que enfureció al Maestre y le empujó a marchar sobre Granada.

    Salió la expedición, llevando delante una cruz y el pendón de la Orden. Llegó a Córdoba donde mentes sensatas quisieron disuadirle de su descabellado proyecto, pero alegó que obedecía por mandato divino, se alborotó el pueblo y hasta se le agregaron cinco mil ciudadanos, confiando ciegamente en la protección de Dios.

    En Egea le mataron tres caballeros y entonces acusó al ermitaño de mentiroso, pero este aseguró que en la batalla resultaría victorioso porque así se lo había revelado Dios. Entretanto, el reino de Granada ya estaba en armas: cinco mil jinetes y más de ciento veinte mil infantes esperaban al tozudo Maestre. Salieron y sorprendiendo a las huestes de don Martín Yañez hicieron tal matanza que fueron pocos los que lograron escapar, pagando, el crédulo Maestre, el crédito concedido al ermitaño.

    El trigésimo sexto y último Maestre de Alcántara: don Alonso de Monroy, se decantó por el apoyo de los Reyes de Portugal, quizás por proximidad al dicho reino. Encarcelado se fugo de ella, participó durante las luchas civiles entre los bandos de "la Beltraneja" e Isabel "la Católica". Don Alonso de Monroy, hasta su muerte, contando ochenta años, en 1.511, siempre fue afecto a la dinastía portuguesa. Con él terminó la independencia de la Orden de Alcántara, cuyos caballeros tanto y tanto colaboraron a la Reconquista. Su participación en la toma de Granada fue el último hecho de armas de los caballeros de Alcántara como Orden independiente

    Al concluir la Reconquista con los Reyes Católicos, se inició el proceso de la unidad nacional, entre otras medidas incorporaron los maestrazgos a la Corona en 1494. El rey don Fernando obtuvo el maestrazgo en 1494, tras la renuncia presentada por don Juan de Zúñiga.

    La documentación medieval de la Orden, que se conservaba en el convento de San Benito de Alcántara, ha desaparecido, durante la Guerra de la Independencia, sin conocer si fueron propios o extraños los causantes. En el Archivo General de Simancas se conservan documentos sobre la administración de la Orden a partir de 1495, un año después de que el maestrazgo fuera ocupado por don Fernando el Católico.

   La concesión del título de Gran Maestre de las tres órdenes militares a los Reyes Católicos y la posterior vinculación de los Maestrazgos a la Corona por el Papa Adriano VI en su bula de 4 de mayo de 1523, tuvo como consecuencia inmediata un cambio en la concepción tradicional medieval de las órdenes, que perdieron el carácter eminentemente defensivo para el que habían sido creadas y pasaron a convertirse en una importante fuente de ingresos para la monarquía castellana.

    En 1.530, la Orden obtuvo del Papa Clemente VI, la potestad plena para corregir, alterar, limitar y reformar sus estatutos. En 1.540, el Papa Paulo III concedió a los caballeros legos de Alcántara una dispensa relajando el voto absoluto de castidad y libertad para disponer de sus bienes. Sustituyeron el voto de castidad por el de la defensa de la Inmaculada.

    Desaparecida la función primitiva de luchar contra los invasores, la Orden de Alcántara se orientó por otros campos y así estableció un colegio en la Universidad de Alcalá que fue posteriormente trasladado a Salamanca por acuerdo del capítulo celebrado en Madrid en el 1.552.

   Según los informes de los obispos castellanos en 1571, su jurisdicción abarcaba 54 comunidades, más del 12 por 100 de la totalidad de las extremeñas, con un volumen de población de 14.005 vecinos, el 11,5 por 100 del total regional. La circunscripción más importante era el Partido de Villanueva de la Serena, que constaba de 19 comunidades y un total de 5.170 vecinos en ese año.

    Durante los siglos de la Edad Moderna el potencial económico de las órdenes militares, administrado teóricamente por la monarquía, se convirtió en un beneficio de los grupos sociales privilegiados, que aprovecharon las continuas crisis de la Hacienda real para obtener de ellas ingresos muy sustanciosos, primero como arrendatarios de la totalidad de los Maestrazgos; durante el reinado de Carlos V los banqueros alemanes, sobre todo, y más tarde como directos beneficiarios de sus rentas. Muchos lugares se privatizaron, pasando su jurisdicción a los propios vecinos, mediante la obtención de cartas de exención jurisdiccional, o a manos de los señores. Los lugares privatizados de la Orden de Alcántara durante el siglo XVI fueron: Villasbuenas, Arquillo, Acebuche, Brozas y Cabeza del Buey.

    La unidad económica de explotación y de obtención de rentas de una orden militar se basaba en la Encomienda, que al menos hasta la crisis del siglo XVII podía definirse como una explotación agraria autosuficiente con un carácter militar de su fortaleza. Desde entonces se convirtió en una forma de tenencia y de explotación de la tierra, característica de la Extremadura moderna. La Orden de Alcántara contaba con un total de 37 Encomiendas, agrupadas en los Partidos de Alcántara, Brozas, Gata, La Serena y Valencia de Alcántara, cuyas rentas y derechos estaban en manos de miembros de la nobleza y la milicia; que residían en la corte y cuyo papel se limitaba al de meros rentistas, cada vez menos preocupados por el mantenimiento y la mejora de las explotaciones.

    Una encomienda estaba compuesta por los siguientes elementos: un castillo o casa fuerte para su defensa, las casas de los moradores, paneras o trojes para el almacenaje de los cereales, molinos o aceñas donde moler el trigo, un horno para cocer el pan, una cisterna para el aprovisionamiento de agua en caso de incendio, unas caballerizas, un corral para acorralar el ganado extraviado que era prendido por los guardas de la encomienda y, en los alrededores, una huerta con árboles frutales y sistemas de canalización y riego, algunas tierras de sembradura de pequeña extensión y, finalmente, una o varias dehesas de pasto o de pasto y labor.

    La principal fuente de ingresos territoriales que obtenían los comendadores procedía de la explotación de las dehesas y en concreto de su arrendamiento para pasto de los ganados mesteños trashumantes. Cuando las dehesas se labraban, los vasallos de la Orden tenían preferencia sobre los demás para arrendarlas, siempre en condiciones más ventajosas que los arrendamientos de las tierras de particulares. Tanto en las tierras como en las dehesas labradas el pago se efectuaba en especie, generalmente a cambio de una parte proporcional de lo cosechado. Las huertas también eran cedidas en arrendamiento para su explotación.

    Además del cobro de las rentas, los comendadores disfrutaban de una serie de derechos que reportaban importantes beneficios económicos, aunque algunos de ellos eran meramente nominales y en la práctica no llegaron a ejercerse durante la época moderna.

    El derecho más importante que percibía la Orden de Alcántara, por su cuantía económica, era el cobro de los diezmos. El cobro de los mismos dio origen a continuas tensiones, pleitos y sucesivas Concordias que sobre esta cuestión se venían produciendo ya desde el siglo XIII, la primera de que se tiene noticia data del año 1233; tensiones que llegaron a su punto culminante durante el siglo XVI, dando lugar a las Concordias de 1536, 1577, 1591 y 1594 para llegar a un acuerdo definitivo que terminase con mas de tres siglos de disputas, quedando a cargo de la Orden el mantenimiento de las fábricas parroquiales y el sustento de los párrocos en los territorios de su jurisdicción.

    La crisis demográfica y económica del siglo XVII afectó de manera considerable a las encomiendas de la Orden de Alcántara, sobre todo a aquellas más próximas a la frontera con Portugal, que entre los años 1640-1668 y a comienzos del siglo XVIII sufrieron los efectos devastadores de las guerras de Independencia de Portugal y de Sucesión, respectivamente.

   En el año 1653 el convento de San Benito de Alcántara elevó al Consejo de órdenes un memorial dando cuenta de la grave situación en que se encontraba como consecuencia de la guerra. Los efectos más significativos de la devastación causada por la crisis económica y enfrentamientos militares dieron lugar al abandono de las explotaciones cerealísticas, ruina total de la mayor parte de los viñedos, demolición de casas, corrales y cercados para construir baluartes defensivos y reconversión de las dehesas de pasto y labor en pastizales, situación que se prolongó, al menos, hasta el primer tercio del siglo XVIII, y cuya consecuencia más notable fue la caída de las rentas de los comendadores.

    A partir del siglo XVII un cuerpo de Caballería del Ejército, español despliega en su estandarte la cruz de Alcántara. Fue creado en los Países Bajos por el Maestre de Campo don Juan Francisco Nestien, con ocasión de aumentar las fuerzas de caballería que allí operaban, bajo el reinado de Felipe IV.

    Las acciones de este regimiento se basan en numerosos hechos de armas, hasta culminar en la guerra de la Independencia, donde el tercio de Alcántara luchó en Somosierra, Aranjuez Puente del Madero, Vich, Figueras, Murviedro, Valls y Valencia.

    Hasta la ocupación de los franceses en 1808 poseyó la Orden 35 comendadurías con 53 villas y aldeas, dos conventos de comendadores y un colegio en Salamanca fundado en 1552

    La República suprimió esta Orden en 1873, pero el Rey Don Alfonso XII la restauró, al comienzo de su reinado. Sus dignidades son Gran Maestre, que al igual que en las otras Ordenes lo es el Rey, Comendador Mayor, Clavero, Gobernador eclesiástico del Priorato del Sacro Convento, y los Priores de Magacela, Zalamea y Rollan

    En la obra: "Noticias de las Ordenes de Caballeria de España, Cruces y Medallas de Distincion. Madrid: Imprenta de Collado 1815"

    Orden Militar de Caballería de Alcántara

    La Orden llamada hoy de Alcántara, fue al principio la de san Julián del Pereiro, dicha así por el lugar donde tuvo su asentamiento, junto á la ribera del rió Coa, á diez leguas de ciudad Rodrigo. Sus fundadores fueron dos hermanos D. Suero Fernández y D. Gómez Fernández Barrientos, año de 1156, en cuyo año la aprobó D. Orduño, obispo de Salamanca, y monge del Cister, baxo la regla de san Benito.

    El fin de la institución de esta Orden y caballería fue la defensa de la fé de Cristo, haciendo guerra al Sarraceno.  Alexandro III en 29 de diciembre de 1177 confirmó su aprobación, y la recibió debaxo de la protección de la Silla apostólica. Lucio III en 4 de abril de 1183 la declaró exenta y nullius diocessis, con inmediación á la silla apostólica , y lo mismo hizo Inocencio III en 27 de mayo de 1205.

    En 1113 el Rey cedió á la Orden de Calatrava la villa de Alcántara, pero no pudiendo atender á su defensa, por las muchas fronteras que tenla que guardar, dio la dicha villa con aprobación del Rey á la Orden de san Julián del Pereiro, con varias condiciones, desde cuyo tiempo empezó a titularse de Alcántara. Antiguamente usaba esta Orden en su estandarte las trabas de gules de la de Calatrava junto á un peral de sinople en campo de oro, que era la Insignia de la del Pereiro: pero habiéndoles mudado el hábito el papa Benedicto XIII, en 1410 les dió la cruz verde, que no se diferencia de la de Calatrava sino en el color; y los caballeros la traen al pecho, ó en una medalla de oro pendiente de una cinta verde.

    Tuvo esta Orden sus maestres, hasta que su administración fue incorporada á la corona en tiempo de los reyes católicos.

    Según Pascual Madoz, en el año 1845 en su Diccionario Geográfico Estadístico Histórico, en su tomo I:

    "ALCÁNTARA (ORDEN Y CABALLERÍA DE): una de las 5 órdenes militares que se fundaron en España en la edad media para sostener la guerra contra los musulmanes. Reinando en Castilla y Toledo D. Sancho el Deseado, y en León y Galicia su hermano D. Fernando, varios guerreros al mando de Don Suero Fernandez, buscaban un lugar donde hacer guerra á los infieles: aconsejados por un ermitaño llamado Amando, eligieron la orilla del rio Coa, donde construyeron su primitiva casa denominada de S. Julián de Pereiro, situada en el reino de Portugal á 10 leguas de Ciudad-Rodrigo, donde se fortificaron.

    Creciendo su número les aconsejó el obispo de Salamanca D. Ordoño, se uniesen conforme á la regla de S. Benito, al modo que lo prescribía el Cister; adoptaron el consejo y el mismo obispo aprobó esta nueva orden, que fue confirmada en 1117 por el Papa Alejandro III: muerto D. Suero le sucedió en el mando su hermano D. Gómez, que se tituló prior, y en el año 1176 el rey D. Alonso recibió esta orden y convento en su encomienda y protección con todos sus bienes, habiéndosela declarado nullias diócesis por el papa Lucio III, en el año 1183. El hábito de esta orden fue en el principio el que traian los monjes del Cister: imposibilitados por este ropage para hacer la guerra, le cambiaron en unos capirotes; y en el año de 1411 adoptaron por último el escapulario y cruz verde que llevan en la actualidad.

    En 1217 el Rey D. Alonso IX de León, donó la villa y castillo de Alcántara á la orden y caballeria de Calatrava, siendo su maestre Don Garci Fernandez de Quintana, con la condición de guardarlos y de construir otro convento como el que tenia esta orden en el reino de Castilla.

    Calatrava por encontrarse lejos de su convento y no poderla defender, la traspasó el año siguiente y con todas las formalidades de derecho, á la orden de Pereiro; esta la recibió con las condiciones impuestas á la de Calatrava, y ademas con la de recibir la visita del Maestre de esta orden, que se habia de ejecutar conforme á la del Cister: desde entonces la orden de S. Julián de Pereiro, que solo tenia por armas un peral, añadió las dos trabas negras de la de Calatrava. En consecuencia de esta adquisición, la orden de Pereiro se trasladó á la Villa de Alcántara en el año 1221, siendo su IV Maestre D. Garci Sánchez, titulándose de Pereiro y Alcántara, y desde esta época hasta el año 1346 guardaron clausura sus individuos en la fortaleza de la villa, rezando en una iglesia cuyas ruinas se conservan todavía al pie del castillo: bien fuese porque la guerra impidiese la comunidad, bien por otra causa cualquiera, es lo cierto que en el espresado año 46 se salieron y alojaron en las casas capitulares, reuniéndose para los oficios divinos en la iglesia de Almocobar; y asi continuaron hasta que los Reyes Católicos dispusieron la construcción de un convento, que se verificó estramuros el dia 11 de abril de 1499 y á 1 / 4 de legua SE. del pueblo.

    Este edificio está arruinado y es el que se conoce con el nombre de convento viejo: poco tiempo permanecieron en aquel estado puesto que en el año 1534 vivían ya dentro de los muros de la villa ocupando el buen convento de S. Benito que igualmente mandaron construir los Reyes Católicos.

    La residencia de los freires en Alcántara en nada favoreció á los moradores de la poblacion: hechos señores feudales en virtud del sistema general entonces en Europa, los comendadores que eran elegidos por los caballeros, para la administracion., custodia y defensa de las villas y lugares que habían recibido, se hicieron poderosos y vinieron á ser dueños de todas las rentas, frutos, regalias, autoridad y gobierno del pais, en términos que llegó el estremo de que abusando de su posición y privilegios, quitaban á los vecinos los pastos y hasta el uso de las aguas, sobre lo cual se elevaron quejas al Rey en 1316, hasta que sufriendo el poder feudal las vicisitudes que le hicieron desaparecer, los mismos Reyes Católicos se hicieron los maestres de la orden en virtud de breves de los Papas Julio II y Adriano VI en los años de 1509 y 1523.

    Concluidos los maestres, concluyeron también los comendadores, y en su lugar se crearon las mesas maestrales, administradas por los Reyes y el Consejo de las Ordenes, con las funciones que ha desempeñado hasta ser sustituido por el que hoy se llama Tribunal Especial de las mismas.

    Las principales dignidades de esta Orden son las siguientes.

    1ª la de Maestre, 2ª la del Prior del convento de Alcántara, quien ejercía el oficio de párroco universal dé los freyres, con la jurisdiccion que se sabe han ejercido y de que solo les queda una sombra, la 3ª fue la de Comendador Mayor creada mucho después de la fundación de la Orden y cuando ya esta gozaba de varias encomiendas. Entre otras prerrogativas tenia la de citar á capítulo y presidirlo. Concluyó esta dignidad en el siglo XVI cuando los reyes se hicieron los administradores de las encomiendas; la 4ª es la de Clavero, que se creó muy al principio de la Orden , cuyo destino estaba limitado á cerrar, abrir y custodiar las puertas del convento. Adquirió después otros privilegios que desaparecieron como los primeros: 5ª era la de Sacristán Mayor; este destino correspondía al de las catedrales que llaman tesorero, porque tenian el cargo de guardar y custodiar los ornamentos sagrados; 6ª y última, es el Priorato de Magacela, autoridad creada luego que se ganó el partido de la Serena. El rey D. Fernando III hizo merced á su Maestre de todo este partido, edificando desde entonces un convento de la Orden en Magacela con su prior, que tiene en materias canónicas los mismos privilegios que el de Alcántara.

    Presentamos á continuación para concluir este art. la sucesión de los grandes Maestres de la Orden de Alcántara, digna por muchos títulos de fijar la atención de nuestros lectores.

    Al primer Maestre, D. Gómez Fernandez en el año de 1195 entre otras mercedes le concedió el Rey de Castilla D. Alonso IX la villa y castillo de Trujillo. Murió el año 1200, gobernó la Orden 40 años.

    II: Maestre, D. Benito Suarez, alcanzó bula de Inocencio III, para no pagar diezmos y no ser inquietada la Orden por los bienes adquiridos habia 40 años. Mandó la Orden 16, y se enterró en S. Julián de Pereiro.

    III: Ñuño Fernandez, que entró á gobernar el convento el año 1217. A este entregó el Maestre de Calatrava la villa de Alcántara; y en su tiempo se trasladó á esta villa la Orden de Pereiro. Murió en 1219, y se enterró en S. Julián de Pereiro.

    El IV que ya se llamó de Pereiro y Alcántara, fue Frey D. Garcia Sánchez. Asistió á la famosa batalla de las Navas de Tolosa. Fue electo en 1219. Le concedió D. Alonso de León el IX todas las villas y lugares que conquistase, habiéndolo hecho á Valencia de Alcántara. Mandó la Orden poco mas de 7 años. Murió en 1227 . Se sepultó en S. Julián de Pereiro.

    V: Frey D. Arias Pérez, entró á gobernar en 1227. El rey D. Alonso de León el IX le dio el lugar y castillo de S. Juan de Mascoma (que hoy es Santibañez) y su encomienda. Reconquistó á Trujillo el 25 de enero del mismo año, ganó á Magacela y Zalamea, asistió á la batalla dada al rey moro Beneut, cuyo servicio le valió ciertas casas y heredades en Mérida y Badajoz; por fin ganó á Medellin en este año. Gobernó la orden cerca de 8, concluyendo en 1234.

    VI: Frey D. Pedro Yañez, principió á ejercer en 1234. Asistió á las conquistas de Córdoba y Sevilla y pasó á la de Murcia. Por estos servicios le fueron concedidos los castillos de Benquerencia y Alcocer con toda su jurisdiccion. Se le dio asimismo la villa y castillo de Salvaleon ; también la aldea de la Alcantarilla con algunos molinos. En su tiempo se concedió indulgencia plenaria á los de esta Orden que muriesen en la guerra. Murió después de gobernar la Orden 20 años.

    VII: Frey D. Garcia Fernandez de Ambia, electo en 1254. Encontróse en la conquista de las villas de Arcos y Lebrija, en la de Niebla y en la de todo el Algarbe. Concedióle la corona la villa y castillo de Morón, la iglesia de Sta. Maria de Badajoz, con algunas yugadas de tierra y otras heredades, con todo lo que fundó una. encomienda, que se llamó Casas de Calatrava. Mandó la Orden cerca de 30 años. Murió en Alcántara en 1281, se enterró en Sta. Maria de Almocobar de Alcántara, iglesia que fundó.

    VIII: Frey D. Fernán Pérez. Entró á mandar la Orden en tiempo del rey D . Sancho en 1284, siendo Maestre ocho años. Murió en 1292 y se enterró en la misma iglesia que su antecesor Ambia.

    IX : Frey D. Fernán Pérez Gallego: sucedió en 1292 . En su tiempo fue ocupada la casa fundadora de esta Orden llamada de S. Julián de Pereiro, por los portugueses. Asistió á la conquista de Tarifa. Mandó la Orden 7 años, muriendo el de 1238. Se enterró en Almocobar.

    X : Frey D. Gonzalo Pérez Gallego sucedió el año de 1298, siendo ya comendador mayor de la Orden, y reinando D. Fernando el IV. Este le cedió las villas de Eljas y Aldeanueva en 1303. Este último pueblo se denominó después Villanueva, á poco tiempo Villanueva de Lares y Villanueva de Magacela, y por último Villanueva de la Serena. Mandó la Orden cerca de 19 años. Murió en el de 1316. Se enterró en la iglesia de Ntra. Sra. de Almocobar de Alcántara.

    XI: Frey D. Ruiz Vázquez, electo en 1316. Hallóse con los tutores infantes del rey D. Alonso el XI, en la entrada que hicieron en el reino de Granada cuando perecieron aquellos. Fué depuesto dejándole el título de Maestre y la encomienda de Magacela, donde murió sin poderse fijar el dia ni año; pero sí que todo sucedió en el transcurso de dos.

    XII: Frey I). Suer Pérez. Entró á mandar en 1318. Asistió á la batalla que se dio por D. Juan Manuel, hijo del infante D. Manuel, contra Ormin, capitán del rey de Granada; la batalla se dio cerca de Teba y Árdales. Asistió á otros muchos combates , concediéndole los reyes entre otros privilegios, una feria franca para la villa de Alcántara, por 12 dias. También le hicieron donación dol cast. de Almorchon y las villa de Priego y Cañete, con sus términos. Mandó la Orden 17 años. Murió en el de 1335 enterrándose en la iglesia que los anteriores.

    XIII: Frey D. Rui Pérez Maldonado. Tomó esta dignidad siendo Clavero, el año de 1335. Estuvo en el levantamiento del sitio que los portugueses hablan puesto á Badajoz; les picó la retirada con buen éxito. Previendo su deposición por el rey D. Alonso el XI, dimitió su dignidad de Maestre después del mando de 2 años.

    XIV: Frey D. Gonzalo Martínez sucedió á Maldonado, ó mejor le antecedió en 1335, teniendo que renunciar por no ser canónica la elección que luego se verificó en 1337. Hallóse en las entradas que hizo el rey en tierra de moros. Le nombró este capitán general de la frontera de Andalucía después dé la batalla dada junto al rio Palute contra el infante Aboruelique llamado el Picazo, rey de Algeciras. Tuvo muchos hechos de armas en que quitó á los moros banderas y estandartes. Nada bastó, ni el haberse retirado de Valencia de Alcántara, para que el rey D. Alonso el XI lo depusiese y mandase prender alcanzándole la muerte en la prisión.

    XV: Frey D. Ñuño Chamizo, fué electo en 1340. Entre sus muchos hechos de armas cuando acompañó al rey en todas sus correrías contra moros, se encuentra el dé la famosa batalla do Bellamarin. Murió á fines de setiembre de 1343, ahogado en el rio Guadarranque, llevando provisiones al castillo cercado de Torre de Cartagena.

    XVI: Frey D. Pedro Alonso Pantoja, siendo ya comendador de Lares. Estuvo en la toma de Algeciras en la que fué herido, de cuyas consecuencias murió en Alcántara en 1345. Se enterró on Almocobar.

    XVII: Frey D. Pedro Yañez de Campo, comendador mayor: electo en 1345. Vivió poco y se ignora donde murió.

    XVIII: Frey D. Fernán Pérez Ponce de León, electo en 1346. Asistió ala conquista de Gibraltar donde murió ol rey D. Alónso el XI. El sucesor de D. Alonso, Don Pedro su hijo, le nombró capitán general de las guerras contra moros. Mandó la Orden casi 10 años, y murió el 1355 el sitio de su muerte no está fijo en la opinión de los historiadores. Unos la dan en Morón y otros en Alcántara. Se verificó en el mes de agosto del citado año de 1355.

    XIX: Frey D. Diego Gutiérrez de Cevallos, electo el año de 1355 sin antes haber tomado el hábito, y solo porque asi lo quiso el rey D. Pedro, con quien se enemistó después, y preso murió en la prisión gozando la dignidad solo 2 meses.

    XX: Frey D. Suero Martínez , elegido en 1356 , siendo Clavero de la Orden. Sirvió al rey D. Pedro de capitán general en la villa de Gomarra en la guerra contra el rey Don Pedro de Aragón, y en otras contra los moros de Granada. Asistió á la guerra que se hizo en las fronteras de Soria, donde murió en 1361, después de mandar la Orden 6 años.

    XXI: Frey D. Gutiérrez Gómez de Toledo, electo en 1362, siendo prior de S. Juan y Adelantado del reino de Murcia. Murió en la pelea que trabó con los de Murcia, queriendo introducir víveres en la villa de Murviedro el año de 1365. Mandó poco mas de 2 años.

    XXII: Frey D. Martin López de Córdoba, electo habiendo sido repostero mayor del rey D. Pedro y ejerciendo el priorato de S. Juan, el año de 1365. Asistió á varios encuentros de guerra. Desempeñó varias comisiones diplomáticas, entre las que se encuentra la de ser embajador cerca del rey de Inglaterra. Por último se encontró en la batalla de Nájera. Gobernó 4 años.

    XXIII: Frey D. Pedro Muñiz de Godoy , elegido en 1366 cuando se coronó en Burgos el rey D. Enrique. Nada se sabe del tiempo que mandó la Orden ni de su fin.

    XXIV: Frey D. Alfonso de Sotomayor, electo en 1367, Mandó 2 años.

    XXV: Frey D. Melen Suarez, elegido en 1369, año que el rey D. Enrique reinaba en Castilla. Era clavero cuando le eligieron. Le depusieron después de mandar la Orden dos años.

    XXVI: Frey D Ruiz Diaz de la Vega , electo en 1371 siendo comendador mayor. Gobernó cuatro años", murió en 1375.

    XXVII: Frey D. Diego Martínez, elegido siendo comendador mayor, en 1376; era rey D. Enrique el II, mandó la Orden siete años, muriendo el de 1383.

    XXVIII: Frey D. Diego Gómez, electo en 1383, reinando D. Juan el I.  Fué capitán general en la guerra contra los portugueses. Murió el año de 1384 en un encuentro que tuvo con el capitán Ñuño Alvarez, cerca de Badajoz. Gobernó un año y se enterró en Alcántara.

    XXIX : Frey D. Gonzalo Nuñez de Guzman, elegido en 1384. En el siguiente asistió con el rey D. Juan á la batalla que se dio en Aljubarrota. En su tiempo se hizo constitución en la Orden para que todos los freyres pudiesen disponer de sus bienes en vida y muerte. No gobernó un año entero.

    XXX : Frey D. Martiañez de la Barbuda , elegido en 1385, siendo clavero. Salió de Alcántara con trescientas lanzas y mil infantes con objeto de conquistar á Granada; no obstante de habérsele unido en el camino hasta cinco mil, pagó cara su osadía, muriendo con otros muchos caballeros junto á la torre Egea el año de 1394. Se enterró en Alcántara en Ntra. Sra. de Almocobar. Su epitafio se conserva en aquella iglesia. Gobernó nueve años.

    XXXI: FreyD. Fernán Bodriguez de Villalovos, electo en 1394 siendo clavero de la orden de Calatrava y reinando D. Enrique el III, á quien sirvió como al príncipe D. Juan su hijo en muchas guerras contra el rey de Portugal y el de Granada. Murió en Villanueva dé la Serena en 1408, después do haber gobernado la Orden 14 años.

    XXXII: el infante D. Sancho, hijo del infante D. Fernando, que ganó á Antequera y después fue rey de Aragón, elegido en 1409, de ocho años de edad. Gobernó por él D. Juan de Soto Mayor, en cuyo tiempo concedió el Papa Benedicto XIII la cruz que llevan de insignia. Gobernó 7 años y murió en Medina del Campo, en 1416.

    XXXIII : Frey D. Juan de Soto Mayor, elegido siendo comendador mayor en 1416 reinando D. Juan II, quien le depuso después de haber gobernado 16 años.

    XXXIV: FreyD. Gutiérrez de Soto Mayor, electo siendo comendador mayor en 1432: concedió el rey D.Juan II por mediacion de este Maestre a los vecinos de Alcántara y otros pueblos de la Orden la libertad y franquicia de todo pecho, tributo y contribución. Alcanzó privilegio para asiento en los capítulos por el orden siguiente: Maestre, Prior de Alcántara, Comendador mayor, Clavero, Sacristán mayor y prior de Magacela, siguiendo los demas Freyres por edades. Asimismo le otorgó D. Juan II á Belalcazar y los lugares de aquel estado, de donde trae origen el condado de Belalcazar. Murió en 1455, Gobernó la orden 22 años.

    XXXV: El rey D. Enrique el IV, pidió Bula al Pontífice Calisto III para gobernar por 10 años el Maestrazgo de Alcántara alegando los gastos de guerra, petición que le fué otorgada en 1455. Gobernó dos años y medio concediendo á D. Gómez de Cáceres y Solis la autoridad de Maestre electo en 1458. En su tiempo con motivo de la guerra y los sufrimientos que son consiguientes, no menos que por no tener edificada la iglesia del castillo se salieron los freyres fuera del convento y vivieron en casas particulares, ejerciendo los oficios divinos en la iglesia de Almocobar, hasta que los Reyes Católicos los hicieron entrar en clausura edificando lo que hoy se llama convento viejo. Fue depuesto después de mandar 14 años. Murió en 1473.

    XXXVI: Frey D. Alonso de Monroy, elegido siendo Clavero el año de 1472. Como no fue canónica esta elección, volvió á elegirlo la Orden, el 28 de mayo de 1473, Las desavenencias de la deposición de su antecesor, hicieron que un sobrino de este se fortaleciese en Magacela. Queriendo conferenciar D. Alonso entró en aquella villa, quedando preso en su fortaleza, hasta la muerte de D. Francisco de Solis. Salió de la prisión para ser depuesto por los Reyes Católicos, quienes alcanzaron bula del papa Sisto IV para ser nombrado D. Juan de Zúñiga en lugar de D. Alonso. Se retiró este á Azagala donde permaneció con el título de Maestre hasta su muerte, verificada en 1511. Su cuerpo fue trasladado á Alcántara.

    El XXXV1I y último Maestre de Alcántara fue D. Juan Zúñiga, electo como queda dicho y de edad de ocho años, administrando el Maestrazgo hasta tener la edad suficiente, su padre D. Alvaro. Se verificó todo esto el 23 de enero de 1475. En su tiempo, se espidió bula por Sisto IV para que no se admitiese en la Orden á ninguno que no fuera cristiano viejo de origen, y de limpia sangre. Juntó ó tuvo capítulo general en Plasencia , del que resultaron las segundas definiciones de la Orden. También se convino en la construcción del nuevo convento de Alcántara. En su tiempo se hizo visita general, donde quedó establecido el modo de vivir espiritual y temporalmente de los freyres y caballeros de esta Orden. Gobernando Zúñiga, impetraron los Reyes Católicos bula apostólica para ser administradores de todos los maestrazgos. Renunció D. Juan Zúñiga el Maestrazgo el año de 1495. Hizo un convento en Villanueva de la Serena, al que se recogió con algunos de la Orden. Fue después arzobispo de Sevilla y cardenal. Murió en 14 de agosto de 1501 de 40 años. Su cuerpo fue trasladado á Plasencia desde Guadalupe en 1533. Gobernó el Maestrazgo 20 años y permaneció 10 en el convento de la Serena. Fue arzobispo dos. 

    Según Pascual Madoz, en el año 1845 en su Diccionario Geográfico Estadístico Histórico, en su tomo I:

    "ALCÁNTARA (PRIORATO DE) : dignidad ecl. de la orden militar y caballería de su nombre, que desempeña el prior del convento de los Freíres de S. Benito de aquella villa como caballero dé la misma, con jurisdiccion ordinaria en el territorio de su comprensión: este priorato se declaró nullius diócesis en el año 1183 por el papa Lucio III; pero los obispos de Coria, en cuya demarcación se halla enclavado, han resistido siempre esta declaración, y las cuestiones entre el obispo y el prior no han cesado jamas, cualquiera que haya sido el motivo por el que se hayan puesto en correspondencia ; oigamos sobre este punto al mismo obispo de Coria en ciertas observaciones dirigidas al Gobierno en el año pasado de 1844 con motivo de la formación de la estadística del clero. «El llamado priorato de Alcántara enclavado en esta diócesis de Coria, no es realmente de jurisdiccion vere nullius, porque el prelado de Coria da la colación de sus curatos que se proveen por S. M. como administradora perpetua de las órdenes militares, precedido el concurso en el Consejo Supremo de las mismas, no pudiendo darla el llamado prior de Alcántara por no tener facultades para ello. Las reales cédulas se hacen cargo de esta prerogativa de los prelados de Coria y vienen á ellos dirigidas. Asimismo confieren las órdenes sin contar para nada con el llamado prior de Alcántara; en Coria se embancan todas las dispensas matrimoniales de este territorio, y de los espedientes formados y concluidos en Alcántara se apela al tribunal eclesiastico de Coria, quien en su primera providencia declara nulo todo lo obrado por no reconocer jurisdiccion. El priorato se halla dividido en arciprestazos, y tal división, igual a la que se nota en toda esta diócesis, comprueba que el llamado priorato de Alcántara pertenece ó debe pertenecer á este ob., sobre cuyo particular hay pleito pendiente. El prior sin embargo sostiene la exención de su territorio y ejerce de hecho las funciones que como á tal le corresponden. Todos los curas párrocos del territorio tienen la denominación de priores. Los pueblos que el priorato comprende, partido judicial y provincia á que corresponden se manifiesta en el estado siguiente :

 
PUEBLOS PARTIDO JUDICIAL PROVINCIA
Alcantara

Benquerencia

Brozas

Cabeza del Buey

Campanario

Castuera

Carbajo

Ceclavín

Cedillo

Coronada

Esparragosa de Lares

Esparragosa de la Serena

Estorninos

Galizuela

Garcigrande

Guarda (La)

Haba

Helechar

Herrera de Alcantara

Herreruela

Higuera de la Serena

Malpartida

Magacela

Mata

Membrio

Monterrubio

Navas del Madroño

Peraleda

Piedras Albas

El Pino

Quintana

Rollan

Salorino

San Vicente

Santiago de Carbajo

Santi Espiritu

Villa del Rey

Valencia de Alcantara

Valle de la Serena

Villanueva de la Serena

Zalamea de la Serena

Zarza la Mayor

Alcantara

Castuera

Alcantara

Castuera

Villanueva de la Serena

Castuera

Valencia de Alcantara

Alcantara

Valencia de Alcantara

Villanueva de la Serena

Puebla de Alcocer

Castuera

Alcantara

Puebla de Alcocer

Ledesma

Villanueva de la Serena

Villanueva de la Serena

Castuera

Valencia de Alcantara

Valencia de Alcantara

Villanueva de la Serena

Castuera

Villanueva de la Serena

Alcantara

Valencia de Alcantara

Castuera

Garroovillas

--

Alcantara

Valencia de Alcantara

Castuera

Ledesma

Valencia de Alcantara

Alburquerque

Valencia de Alcantara

Puebla de Alcocer

Alcantara

Valencia de Alcantara

Castuera

Villanueva de la Serena

Castuera

Alcantara

Cáceres

Badajoz

Cáceres

Badajoz

Badajoz

Badajoz

Cáceres

Caceres

Caceres

Badajoz

Badajoz

Badajoz

Caceres

Badajoz

Salamanca

Badajoz

Badajoz

Badajoz

Caceres

Caceres

Badajoz

Badajoz

Badajoz

Caceres

Caceres

Badajoz

Cáceres

Badajoz

Cáceres

Caceres

Badajoz

Salamanca

Caceres

Badajoz

Caceres

Badajoz

Caceres

Caceres

Badajoz

Badajoz

Badajoz

Caceres

    Diccionario Histórico de las Ordenes de D. Bruno Rigalt Nicolas; Barcelona 1858

    "Sobre la creacion de esta órden militar difieren algo los autores; pero todos los que han escrito de ella, convienen en qué desde que apareció hasta nuestros dias, se ha mantenido constantemente en su brillo y elevado esplendor; habiendo pertenecido á la misma los varones mas ilustres y de la mas distinguida nobleza de España

    Segun unos, fueron sus fundadores D. Suero Fernandez y D. Gome Fernandez Barrientos, por los años de 1.156, en que la aprobó D. Orduño, obispo de Salamanca, y monge cisterciense ; pero la opinion mas acertada , es que la instituyó D. Fernando II, rey de Leon y de Galicia, en 1176 , á instancia del nombrado Gome ó Gomez Fernandez, su gentil hombre, quien habia concebido el proyecto de la fundacion de una órden de caballería religiosa y militar al objeto de formar una milicia aguerrida que cooperase a la espulsion de los enemigos comunes, los infieles.

    Declaróse el rey protector de la órden, y nombró gran maestre al propia Gome Fernandez, dando su aprobacion el papa Alejandro III , en 1177, bajo el nombre de órden de San Julian del Peral, ( y no del Pereiro como algunos dicen ).

    Los caballeros de esta órden observaban la regla de San Benito. El papa Leon III confirmó sus estatutos en 1283; habiendo merecido ya igual aprobacion por los pontífices Lucio III, en 4 de abril de 1193, y de Inocencio III en 17 de mayo de 1205.

    Habiendo el rey D. Alfonso IX espulsado los moros de Alcántara en 1213, confió la guarda de ella á los caballeros de la órden de Calatrava ; mas estos que solo permanecieron alli por espacio de cinco años, la ofrecieron, con consentimiento del rey, á los de San Julian del Peral ; los cuales aceptando la oferta, tomaron el nombre de caballeros de Alcántara , y para mostrar su agradecimiento , reconocieron por su jefe al gran maestre de Calatrava, á cuya órden se unieron. Mas luego hubo disenciones entre unos y otros, que, dieron por resultado la separacion de las dos órdenes. Los de Alcántara se retiraron y formando una especie de sociedad, cuyos estatutos estaban mas en armonia con ellos que los de su primera fundacion, eligieron un jefe superior, que tomó el título de gran maestre de Alcántara; cuya dignidad fué unida, en 1495, á la corona de Castilla en la persona de su rey D. Fernando el Católico, por dimision voluntaria de D. Juan de Lanigá. En 1540, e1 papa Pablo III, relevó á los caballeros de la órden del voto de castidad , permitiéndoles el matrimonio.

    La antigua divisa de los caballeros de Alcántara , consistia en las trabas de gules de los de Calatrava, y el peral de Sinople sobre campo de oro: mas cuando en 1410, el pontífice Benedicto XIII les cambió el hábito, dióles la cruz verde de la propia forma que la de Calatrava, diferenciándose la una de la otra solo en el color. Esta cruz puede traerse bordada sobre el pecho, ó bien en una medalla de oro pendiente de una cruz verde."

MAESTRES DE LA ORDEN DE ALCÁNTARA

1) Suero Fernández Barrientos (1156-1174 Prior)
2) Gómez Fernández Barrientos (1174-h. 1200), primer Maestre, recibió del rey de Castilla D. Alonso la villa y castillo de Trujillo en 1195
3) Benito Suárez(1200-1208), consiguió la Bula de de Inocencio III, enterrado en S. Julián de Pereiro
4) Nuño Fernández (1208-1219), enterrado en S. Julián de Pereiro
5) Diego García Sánchez (1219-1227), enterrado en S. Julián de Pereiro
6) Arias Pérez (1227-1234)
7) Pedro Yánez (1234-1254)
8) García Fernández de Barrantes (1254-1284)
9) Fernando Páez (1284-1292)
10) Fernando Pérez(1292-1294)
11) Gonzalo Pérez(1296-1312)
12) Ruy Vázquez (1312-1318)
13) Suero Pérez Maldonado (1318-1334)
14) Ruy Pérez Maldonado (1334-1335)
15) Fernando López (1335)
16) Suero López (1335)
17) Gonzalo Martínez de Oviedo (1337-1338)
18) Nuño Chamizo (1338-1343)
19) Peralonso Pantoja (1343-1346)
20) Fernando Pérez Ponce de León (1346-1355)
21) Diego Gutiérrez de Ceballos (1355)
22) Suero Martínez Aldama (1355-1361)
23) Gutierre Gómez de Toledo (1361-1364)
24) Martín López de Córdoba (1364-1369)
25) Pedro Muñiz de Godoy(1369)
26) Melendo Suárez (1369-1371)
27) Ruy Díaz de la Vega (1371-1375)
28) Diego Martínez (1375-1383)
29) Diego Gómez Barroso (1383-1384)
30) Gonzalo Nuño de Guzmán (1384-1385)
31) Martín de la Barruda (1385-1394)
32) Fernando Rodríguez de Villalobos (1394-1408)
33) Sancho de Castilla(1408-1416)
34) Juan de Sotomayor(1416-1432)
35) Gutierre de Sotomayor (1432-1456)
36) Gómez de Cáceres y Solís (1457-1470)
37) Alfonso de Monroy (1471-1473)
38) Juan de Zúñiga(1473-1504)
39)Fernando el Católico (1504-1516)

POSESIONES DE LA ORDEN DE ALCÁNTARA
Según la Bula de Gregorio IX en Junio de 1235

IGLESIAS
- Santa María de Almocobar, en Alcántara.
- Santa María, en Badajoz.
- Santa María, en Valencia de Alcántara.
- San Benito, en Córdoba.
- Santa María, en Baeza.
- Santa María, en Matella.
- San Pedro, en Santibáñez.
- Santa María, en Salamanca
- Santo Tomás, en Alba de Tormes.
- Santa María y Santa Cristina, en Rivera del Duero.
- San Juan en Toro.
- Santa María, en Moraleja.
- Santa María, en Milana.
- Santa María, en Majadas.
- San Pedro, en Garciaz.
- San Miguel, en Barceal.
- San Nicolás, en Piedras Albas.
- San Juan, en Navasfrías.
- San Esteban, en Castroverde.
- Santa María, en Mayorga.
- San Pedro, en Monsanto y otras iglesias en Sanarge y Almecis.

POSESIONES
- Castillo y villa de Alcántara.
- Castillo de Magacela.
- Villa de Malelias.
- Castillo y villa de Mediolano, en Galicia.
- Villa de Moraleja.
- Castillo de Portezuelo.
- Castillo de Santibáñez de Mascoras.
- Villa de Navasfrías.
- Villa de la Serena.
- Las villas que poseían junto a Zamora.
- Villa Ester.
- Villa Alfonso.
- Villa de Brozas.
- Villa de Conserta.
- Batandeira, Raigada, Villaturpino, Ferrería, Comenar, Almendraseca y Granja.

DOMINIOS

Mérida, Medellín, Badajoz, Peñamacor, Coria, Galisteo, Córdoba, Sabugal, Ciudad Rodrigo, Alba de Tormes, Salamanca, Toro, Mayorga, Castroverde y Benavente.

ENCOMIENDAS

Valor en 1743 (en rs). Fuente: Melón Jiménez M. A. Extremadura en el Antiguo Régimen. Economía y Sociedad en tierras de Cáceres 1700-1814 Salamanca, 1989

A mediados del siglo XVIII las rentas que generaban las encomiendas de la Orden de Alcántara eran en su conjunto superiores a un millón de reales, siendo sus principales beneficiarios el infante Cardenal de Toledo (209.058 reales) y el infante don Felipe (115.133 reales). Desglosadas por encomiendas, eran las siguientes

PRIORATO DE ALCANTARA

 

Las Encomiendas

Son la base  sobre la que descansa la organización político-administrativa de las órdenes militares. Pero no es hasta 1240 cuando nos encontraremos documentación que atestigüe la existencia de comendadores alcantarinos. A partir de este momento podemos considerar su presencia como algo usual, dejando entrever lo que será en el futuro el establecimiento de una auténtica red comendataria, donde las encomiendas empiezan a ser verdaderas entidades territoriales con un intrincado aparato administrativo y donde los comendadores pasan de ser meros representantes de la Orden, para convertirse en auténticos gestores con una importante autonomía administrativa.

No está completamente consolidada hasta finales del siglo XIII, momento en el que hay una acabada institución administrativa, basada en unas encomiendas que cuentan con suficientes recursos propios y en la que los comendadores son los beneficiarios de una gran parte de las rentas asignadas a sus encomiendas y, lo que es más importante, tienen el dominio juridisccional.

DISTRIBUCIÓN DE LAS ENCOMIENDAS EN EL REINO DE LEÓN:

1.-Encomienda de la Batundeira (Santa Marta de Velle. a pocos Km de la ciudad de Orense.)
2.-Encomienda de la Bañeza (próxima a la anterior.)
3.-Encomienda de Barcial (Barcial de la Loma)
4.-Encomienda de Santa Maria de la Roxa (Santa Cristina, próximo a Zamora.)
5.-Encomienda de San Juan (Toro-Zamora)
6.-Encomienda del Pereiro: Se constituye alrededor de lo que fue el enclave matriz de la orden, el lugar del Pereiro. El lugar fué donado a la Orden junto con la granja del Pereiro, por Fernando II en el año 1176. Posteriormente la Orden lo permutaría a Alfonso IX en 1209, por los lugares de Santa Cristina, Curranos y Arbolexo. En los primeros meses de 1254, el entonces maestre de la Orden, Pedro Ibáñez, puebla el lugar de Fontanares, concediéndole fuero e indicando que sus términos serían establecidos por Frey Juan, sacristán de la Orden y el comendador del Pereiro.
7.-Encomienda de Valelhas (actual Guarda-Portugal-)
8.-Encomienda de Peñamacor (Portugal)
 

DISTRIBUCIÓN DE LAS ENCOMIENDAS EN EXTREMADURA LEONESA:

1.-Encomienda de Torre de Alhándiga (Alba de Tormes)
2.-Encomienda de la Magdalena (Salamanca)
 

ENCOMIENDAS EN EL PARTIDO DE ALCÁNTARA

1.-Encomienda de Salvaleón (al sur de Valverde del Fresno)
2.-Encomienda de Navasfrías (sierrra de Gata)
3.-Encomienda de Santibáñez
4.-Encomienda de Moraleja
5.-Encomienda de Acehúche
6.-Encomienda de Portezuelo
7.-Encomienda de Zarza-Peñafiel (Zarza la Mayor).
No hay constancia del momento en que Zarza y el castillo de Peñafiel pasan a manos de la Orden, aunque debe ser en fecha próxima a 1213, año en que se conquista Alcántara y se crean o desarrollan diferentes núcleos poblacionales que ayudan al impulso de la colonización y organización de este territorio. En dicha villa existe desde 1251 una iglesia y en 1266 los pobladores reciben fuero lo que nos indica una voluntad política, por parte de la Orden, de potenciar la repoblación. Los efectos parece que fueron los contrarios a los pretendidos, como lo demuestra el hecho de que en 1323, los vecinos de la Zarza soliciten al maestre de la Orden, Don Suero Pérez, el desplazamiento de la villa a un lugar provisto de mejores defensas y próximo al castillo de Peñafiel. Parece que el maestre y la Orden están de acuerdo con la propuesta y, a partir de esa fecha, la importancia socio-económica se desplaza a Peñafiel, como lo demuestra un documento en 1327, en que se cita a Fernando Arias como comendador de Peñafiel y no de Zarza.
Aunque la despoblación de esta último debió ser casi total, a mediados del siglo XIV se intenta una nueva repoblación mediante la concesión del fuero de Alcántara, alentando a individuos residentes en tierras fuera de la Orden mediante la exención a todos los pobladores del pago de diversas rentas y al reparto de casas y tierras de cultivo.
Seguramente los castillos de Bernardo y Benavente sean propiedad de dicha encomienda. No será hasta el XVI donde Zarza tome el protagonismo definitivo en perjuicio de Peñafiel, así se construirá en la población en 1563 la Casa de la Encomienda.

8.-Encomienda de Piedras Albas(a medio camino entre Zarza y Alcántara)
9.-Encomienda de Ceclavín
10.-Encomienda de Belvis (Torre de Belvis, cercano a Brozas)
11.-Encomienda del Hospital (en Alcántara. En la iglesia de Santa Maria de Almocobar)
12.-Encomienda de Brozas
13.-Encomienda de Valencia de Alcántara
14.-Encomienda de Esparragal (al norte de Valencia de Alcántara)
15.-Encomienda de Mayorga (San Vicente de Alcántara)
16.-Encomienda de Piedrabuena (al norte de Alburquerque)
17.-Encomienda de Herrera (Herrera de Alcántara)


La orden además poseía encomiendas en Badajoz y Andalucía.